Las claves para un teletrabajo eficiente.

La efectividad del teletrabajo respecto al trabajo en la oficina ha estado siempre en tela de juicio. ¿Cuál de ellos genera mejores prestaciones de los trabajadores? ¿Cómo se puede optimizar el rendimiento de los mismos? Desde ISIE vamos a tratar de dar claves que puedan ayudar a hacerlo.

Establece un horario y cúmplelo

Uno de los primeros problemas del teletrabajo es no saber organizar tu tiempo. Se suele pensar que se tiene todo el día para realizar las tareas.  Sin embargo, la ausencia de rutina tiene dos posibles consecuencias: que no se cumpla con las tareas previstas o que se vuelva algo totalmente ineficiente y trabajes muchas más horas que en la oficina. Por eso hay que marcarse un horario y ser estricto con él. Sobre todo, con el objetivo de crear una rutina de trabajo.

Y evita cualquier tipo de distracción. “Cierra todas las redes sociales excepto las que uses para trabajar, si es necesario deja el móvil en otra habitación”, afirman expertos.

Cuida tu nueva oficina.

Hay que definir muy bien el lugar elegido para trabajar dentro de casa. Lo ideal, si no tienes despacho, es habilitar una habitación con los máximos objetos o accesorios parecidos a los de una oficina. Y dejar claro, si viven más personas en esa casa, que eso es un despacho, para que no haya interrupciones.

Es un error garrafal trabajar tumbado en la cama (una tentación casi irresistible al principio) o en el comedor con la televisión encendida.

El pijama es para descansar

El pijama es incompatible con el teletrabajo. Buscamos fundamentalmente cambiar el chip. No apures la hora para despertarte y prueba a empezar con una ducha, un cambio de ropa y peinarte un poco, como si fueses a salir de casa.

No hace falta vestirse de traje y corbata, pero si salir un poco del hábito de descanso. Eso sí, aprovecha a ponerte ropa algo más cómoda, sobre todo el calzado. La sensación de trabajo y responsabilidad será mayor si te vistes de manera más formal.

Pequeños descansos para ser más productivo.

Descansar de vez en cuando resulta tremendamente más sano y efectivo que acumular horas sentado frente a la pantalla. “Estar todo el día sentado delante del ordenador es muy negativo para la salud y genera mayor cansancio” afirman los expertos. La clave es encontrar un balance de tiempo de descanso adecuado, que te permita despejar la mente pero que no sea tan largo que te saque de la dinámica.

Para ello te recomendamos la famosa técnica Pomodoro. Consiste en programar un plan de trabajo de aproximadamente 25-30 minutos (adáptalo a la dificultad y exigencia de la tarea) durante los que se trabaja de forma totalmente centrada en una tarea; cuando acaba tómate 5 minutos de descanso para levantarte, hacer algún ejercicio o estiramiento o incluso alguna tarea doméstica corta, y vuelves a sentarte. Levantarse y andar por casa cuando se realizan llamadas es también una buena costumbre.

Ayúdate de la tecnología.

Existen muchas aplicaciones que facilitan en gran medida la organización de trabajo, tanto a nivel individual como en equipos de trabajo. Intenta usarlas en el ordenador de trabajo. De esa manera podrás planificar y coordinar tu trabajo con el resto de tus compañeros, ir marcando qué tareas se han realizado y cuáles quedan por hacer, añadir y recibir comentarios. Es importante mantener la comunicación y las sinergias con tus compañeros y no que cada uno trabaje por su cuenta.

Organiza el cuidado de tus hijos

Uno de los más complicados. En situación normal mientras tu teletrabajas, los niños, suelen tener colegio. Pero ahora hay que compaginar, sabiendo que si estás cuidando de ellos no puedes estar pendiente de tu trabajo. No existe una solución sencilla, ni mucho menos, pero desde aquí sugerimos intentar organizarte con tu pareja (si es posible) y recurrir a dinámicas para mantener entretenido a tu hijo. Si son varios intenta que jueguen entre ellos. Y aprovecha los tiempos de descanso comentados anteriormente para disfrutarlos juntos, os vendrá bien a todas las partes. ¡Incluso puedes ir preparándole para una dinámica del teletrabajo del futuro!

Cuando termine la jornada… desconecta de verdad

Sin duda este punto es tremendamente importante. Igual que recomendamos implicación durante la jornada laboral, es necesario desconectar una vez que esta finalice, sobre todo para obtener un descanso mental para los siguientes días. Necesitas asimilar que has “salido de la oficina” y aunque en el trabajo habitual es sencillo de entender, esto puede resultar complicado cuando estás trabajando desde casa. Te recomendamos volverte a poner el pijama, hacer ejercicio en el hogar, ponerte alguna peli o serie etc. Con el fin de que tu cerebro “entienda” que está descansando.

Estos son algunos de los tips que desde ISIE te recomendamos. Esperamos que te sirvan a organizarte si necesitas ayuda.

¡Feliz teletrabajo!

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Abrir chat